logo
Line Zoe

Un diseño diferente

mujeres

 

Tenemos circuitos y estructuras cerebrales distintas, el dolor lo sentimos de manera diferente, tenemos una  diferente forma de leer el lenguaje no verbal y de manera increíble también vemos y percibimos los objetos de forma distinta, los hombres y las mujeres somos diferentes, los descubrimientos científicos así lo demuestran, pero no quiero basar mi discurso en temas tan complejos, solo quiero compartirles mi pensamiento sobre las mujeres  que hacen parte de este mundo pos modernista y que hoy quieren dejar de ser mujeres, entramos en una competencia que cada día onda más en pretender ser iguales pero  somos maravillosamente diferentes.

Hoy queremos ocupar lugares que los hombres deben ocupar, no hablo de  posiciones laborales, hablo de cosas más simples, hoy queremos quitarles las palabras a los hombres para sentirnos  “iguales”; las mujeres escriben y hablan como hombres, ahora son las mujeres las que dicen a otras mujeres palabras que deberíamos acostumbrarnos escuchar de los hombres “te amo”  “eres linda”  “te extraño mi vida” yo crecí acostumbrada a recibir esas palabras de los hombres, acostumbrando mi oído y mi corazón a recibirlas de quien debe decirlas,  no significa con esto que no podamos transmitir nuestros sentimientos diciéndole a una amiga lo bonita que está o lo bien que le queda un vestido nuevo, pero las palabras son la fuerza más poderosa y el motor del corazón de una mujer  y debemos trabajar para que la “igualdad” por la que luchamos no arrebate nuestra naturaleza haciéndonos daño y robando lo más valioso de ser mujer que es nuestro corazón.

Los hombres ya no se esfuerzan en usar palabras hermosas, porque las mujeres aparentemente no las necesitamos, pero sí adoptamos esas “palabrotas” mal usadas por los hombres que en la boca de una mujer solo reafirman una necesidad de identidad perdida en el tiempo hacia la búsqueda de una “igualdad” que nos denigra y nos saca del rol maravilloso de la mujer en la sociedad.

Quiero hablarle a la generación de mujeres que viene tras de mí: se están perdiendo de lo maravilloso que es ser diferente y especial, esa diferencia con la que fuimos creadas nos da enormes ventajas para disfrutar la vida, una vida llena de oportunidades que no se pierden por ser mujer pero de las que perdemos mucho si negamos serlo. El plan de Dios al principio de la creación fue hacer un hombre y una mujer con diferencias especiales y responsabilidades distintas, por eso tenemos capacidades maravillosas que no superan a las de los hombres pero que tampoco son menores que las de ellos, son simplemente diferentes.

No podemos abandonar el plan de nuestra creación y negar nuestra naturaleza. Las que somos madres tenemos un compromiso con la sociedad, entregar hijos educados y formados para hacer el bien, que aporten a la sociedad,  no pueden crecer con la ausencia de los padres pero tampoco con la ausencia de la madre porque simplemente decidimos alejarnos y delegar nuestra responsabilidad dejando un vació en el hogar.  La historia cuenta  la invisibilidad de la mujer, aparentemente ausentes del desarrollo social, pero en contra de todas las dificultades la mujer ha generado cambios sociales en el mundo, hemos sido participes activas de cambios culturales siendo mujeres, nos demuestra la historia que tenemos la fortaleza para no doblegar nuestra voluntad y la fortaleza para superar barreras que se levanten con la intención de desconocer nuestro aporte al desarrollo de una sociedad. Pero nuestro papel es particular y único no podemos renunciar a lo que somos.

Esta sociedad necesita a la mujer, a la verdadera mujer, la que acepta que debe trabajar duro para ayudar con la economía de la casa, pero que no abandona su rol de mujer, madre o esposa. La mujer está en vía de extinción, esa mujer participe del desarrollo social que empieza en el hogar está desapareciendo, no es un llamado para abandonar lo que hacemos, es un llamado a duplicar nuestras fuerzas y no abandonar lo que debemos hacer; debemos  rescatar la mujer con sensibilidad, la mujer que se enamora con palabras dulces y  detalles simples, la que no teme enfrentar las dificultades con tal de mantener su familia unida, la mujer que le da valor a lo moral por encima de lo superficial.

Quiero animarlas a vivir como mujeres, a re-descubrir nuestra naturaleza, no nos hace débiles el ser mujeres, nos hace débiles el no aceptar serlo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Noticias INFO
Entérate de las últimas actividades de Zoe School!
Ver todo
Información de Contacto
  • Cra 5A No. 25-83, Rodadero - Santa Marta
  • (+57) 322 681 2886 - (5) 435 2604 - (5) 439 50 40
  • contacto@zoeschool.com.co